Alineando a las Instituciones Financieras para cerrar la brecha de la Transformación Digital de los Negocios

- Anuncio -

El abordaje de la transformación digital en las pequeñas y medianas empresas comienza con la consideración de diversas variables clave. Para iniciar este proceso de evolución digital, es fundamental centrarse en los principales aspectos que deben tomarse en cuenta por las micro y pequeñas empresas.

Uno de los principales beneficios de la digitalización radica en el potencial de hacer crecer tu negocio, lo que se traduce en un aumento significativo en las ventas al implementar soluciones que permitan la realización de cobros en línea o mediante medios electrónicos, atrayendo así a un mayor número de clientes. Para alcanzar este objetivo, es imperativo contar con requisitos mínimos, como disponer de conexión a Internet y utilizar una computadora o dispositivo electrónico, e inclusive una cuenta bancaria para apoyar el registro de ventas y gastos diarios. Sin embargo, un elemento crucial que merece un análisis más profundo es la implementación de una terminal punto de venta o móvil, ya que esto puede representar el mayor beneficio en el proceso de transformación digital.

De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, INEGI, tenemos aproximadamente 4.8 millones de micro y pequeñas empresas, Mipymes, en México. Para la transformación digital necesitamos internet, en cuyo caso hay 93 millones de personas usuarias de internet de acuerdo a las encuestas principales de México, aunque el uso para compras en línea o pagos por internet sigue siendo bajo en relación con el acceso a redes sociales o de entretenimiento.

A pesar de que prácticamente toda la población mayor de 18 años tiene acceso a Internet, al examinar datos de diversas encuestadoras en México, también es esencial considerar el nivel de pobreza en el país. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, que es el organismo encargado de medir la pobreza en México, en 2022 se reportaron 70 millones de personas que viven con ingresos por debajo de la línea de pobreza, es decir, menos de $4,300 al mes en zonas urbanas y $3,100 en zonas rurales.

Por otra parte, vale la pena mencionar al Instituto Mexicano del Seguro Social, institución nacional que proporciona seguridad social. Hasta diciembre de 2022, se habían registrado 21 millones de puestos de trabajo, con un promedio diario de ingreso de $486 pesos, equivalente a aproximadamente $14,500 al mes. Es importante resaltar que estos empleos se caracterizan por estar mayormente en el ámbito de la formalidad.

Entrando en tema, unos de los primeros puntos para la transformación digital de una Mipyme, radica en poder cobrar a través de medios electrónicos, suponiendo que la mayoría tiene acceso a servicios financieros y tiene una cuenta donde puede recibir dinero de sus ventas.

Para habilitar el cobro a través de métodos electrónicos, una de las opciones más sencillas implica el uso de terminales punto de venta proporcionadas por los bancos o dispositivos portátiles que, junto con un teléfono inteligente o tablet, permiten realizar cobros. Sin embargo, este proceso depende de que las personas dispongan de tarjetas de crédito o débito. Según datos del Banco de México, de Banxico y su Sistema de Información Económica, a junio de 2023 se contabilizan en circulación 217 millones de tarjetas de crédito y débito de diversas instituciones. Un dato intrigante es que, durante el trimestre que corresponde a abril, mayo y junio del presenta año, únicamente se utilizaron 91 millones de estas tarjetas en transacciones, aunque es importante destacar que Banxico informa que los datos pueden no ser definitivos debido a inconsistencias y que las cifras siguen bajo revisión. Además, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), se estima que 41.2 millones de personas poseen una cuenta de ahorros formal, y 27.4 millones han contratado al menos un crédito formal. Esto sugiere que algunas personas pueden estar realizando múltiples transacciones con distintas tarjetas.

Banxico, una fuente de información valiosa si se interpreta adecuadamente, indica que en total existen alrededor de 250,000 terminales punto de venta, aunque se menciona en una nota que se han reportado inconsistencias por parte de las instituciones financieras. Además, es importante señalar que varias empresas fintech ofrecen este servicio, aunque, lamentablemente, no pude encontrar información oficial al respecto. Sin embargo, es interesante destacar que se han realizado más de 1.1 billones de operaciones a través de terminales punto de venta, lo que implica un promedio de aproximadamente 12 transacciones con tarjetas de débito o crédito por trimestre por persona.

También es relevante destacar que de acuerdo a información proporcionada por Banxico, existen regulaciones referentes a las comisiones cobradas por el uso de medios digitales para efectuar pagos. En este contexto, Banxico considera 29 giros comerciales y un muestreo de 17 instituciones financieras. Se observa que las comisiones varían desde un mínimo del 0% para organizaciones benéficas hasta un máximo del 4%. El promedio de comisiones para pagos con tarjeta de débito es de 2.66%, mientras que para pagos con tarjeta de crédito, el promedio de comisiones se eleva al 3.01%[1]. Considerando ambos tipos de tarjetas, se obtiene un promedio general de comisiones del 2.83%.

Según Banxico el monto total de estas comisiones para el billón de operaciones asciende a 723,237 millones de pesos. Esto se traduce en un promedio de comisiones pagadas a los bancos, ya sea absorbido por el precio o asumido por el negocio, de 20,467 millones de pesos por trimestre. Para tener una perspectiva internacional, esta cifra equivale a aproximadamente un billón de dólares o mil millones de dólares, considerando el tipo de cambio actual de 18.05 pesos por dólar.

Es esencial considerar la coherencia de los datos al compararlos con las cifras del CONEVAL, que sugieren que aproximadamente 27 millones de personas en México no se encuentran en situación de pobreza, lo que implica que tienen ingresos por encima de la línea de pobreza y pueden disponer de una o más tarjetas. Esta cifra guarda similitud con el número de afiliados al seguro social, a pesar de su variabilidad, dado que este grupo representa a quienes están empleados en trabajos formales

Sin profundizar en el tema de la informalidad, según los informes del INEGI, de las 4.8 millones de unidades económicas de micro y pequeñas empresas en México, emplean a un total de 28 millones de personas, y se estima que un 24% de estas unidades operan en la economía informal. Este factor contribuye a que aproximadamente 81 millones de personas continúen prefiriendo utilizar efectivo para realizar compras de 500 pesos o menos.

En resumen y haciendo uso del pensamiento estadístico: en México existe un rango de 35 y 40 millones de personas que hacen uso de su tarjeta para realizar pagos a través de terminales punto de venta. La transformación digital en las micro y pequeñas empresas en México, particularmente en lo que se refiere a la adopción de tecnologías para procesar pagos, debe ir de la mano con un enfoque en la inclusión financiera. Esto implica no sólo asegurarse de que estas empresas tengan cuentas bancarias, sino también promover el uso cotidiano de soluciones digitales para llevar a cabo transacciones, completando así el ciclo de pagos digitales en sus operaciones comerciales Además, es importante destacar las marcadas disparidades que existen en México. Por un lado, se vislumbra un segmento de aproximadamente 30 millones de personas que han adoptado la digitalización y respaldan la transformación digital de los pagos electrónicos en las micro, pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, en contraste, alrededor de 70 millones de personas no cuentan con acceso a estas tecnologías o simplemente optan por no utilizarlas, lo que ejerce un freno en el crecimiento de la digitalización en México.

Existe un grupo de alrededor de 27 millones de individuos en áreas rurales, en poblaciones con menos de 2,500 habitantes, donde es imperativo que los servicios financieros detecten las necesidades específicas y proporcionen acceso y orientación en el uso de tecnologías financieras. En contraste, en las zonas urbanas donde se ubican casi 100 millones de personas y existe una mayor conectividad, se observa que solamente una tercera parte de la población se ha adaptado a la digitalización a través de medios de pagos electrónicos.

Finalmente, cabe cuestionarse sobre el horizonte de la evolución digital en las micro y pequeñas empresas en lo que respecta a la adopción de métodos de pago digitales. En esta perspectiva, no se vislumbra un panorama prometedor, sino más bien un ecosistema complejo que ha atraído la atención de nuevos actores, como empresas Fintech, que ofrecen soluciones financieras para el cobro con tarjetas. Sin embargo, se percibe que queda un largo camino por recorrer en la transformación digital de la mayoría de los negocios en México y en la adopción generalizada de métodos de pago electrónicos por parte de la población- No quiero dejar de mencionar los pocos avances vistos en términos del factor clave en inclusión financiera.

Para lograr un cambio significativo en esta área, se requieren cambios estructurales en la política pública, donde el Gobierno asuma un rol fundamental al atender las necesidades de la mayoría de la población y alinear a las grandes instituciones financieras, en donde los beneficios se reflejen en los micro y pequeños empresarios del país a través de una formación financiera y tecnológica que facilite la adopción de métodos de pago digitales, asegurando un acceso confiable y un uso ético de los servicios financieros. Esto implica la reducción de comisiones generales, una menor diversificación en giros y mayor homogeneidad en tasas de descuento en los servicios, y, lo más importante, la posibilidad de que cada mexicano pueda abrir una cuenta bancaria de forma presencial sin que existan barreras que comprometen la rentabilidad de las instituciones financieras.

[1] Datos correspondientes a marzo de 2022

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -

MÁS RECIENTE

- Anuncio -

NO DEJES DE LEER

- Anuncio -